Apostar por un rodaballo salvaje, es apostar siempre a caballo ganador. Quizás sea de los pescados donde la diferencia entre el estado salvaje y de cultivo (piscifactoría) es más apreciable. Tanto la alimentación como la actividad en la mar, convierten al rodaballo salvaje en un auténtico placer culinario.

Es pescado habitual en el RESTAURANTE PUIG CAMPANA, pero lo bueno no abunda y al hacer selección diaria, no todos los días está en nuestra mesa. Apostamos por el sabor extraordinario de este pescado y su textura, que lo convierte en uno de los preferidos de los paladares de nuestros clientes.

Es importante saber detectar si estamos o no ante un ejemplar salvaje.

¿CÓMO SABER QUE ESTAMOS ANTE UN RODABALLO SALVAJE?

  • El color, su principal diferencia. Es sin duda su principal diferencia a simple vista. El rodaballo salvaje pinta un color marrón oscuro, mientras que el rodaballo de piscifactoría  apunta hacia un verde oscuro.
  • El sabor intenso impera en el rodaballo salvaje. Cuándo se prueba un rodaballo salvaje, su sabor intenso queda marcado. Si en otra ocasión se cata un rodaballo de piscifactoría la diferencia se notará al instante, aun habiendo pasado tiempo.
  • El rodaballo salvaje suele estar sólo en la vitrina. Una vitrina con varios rodaballos con tamaño uniforme puede ser síntoma de piscifactoría a todas luces.
  • Déjate guiar. Si con todas, no estás convencido, lo mejor es dejarse guiar por la confianza de un profesional.  En nuestro caso, de una gran profesional como es nuestra chef LOLA MOYA, que no sólo te explicará el carácter salvaje sino también sus “trucos” para cocinarlo.
rodaballo salvaje

Rodaballo Salvaje

Sin duda, el rodaballo es uno de los grandes reyes de nuestra terraza en primera línea de playa en Benidorm. Si quieres disfrutar de una experiencia única a orillas del mediterráneo, contacta con nosotros.

¡Reserva tu mesa!
1
¡Reserva tu mesa!
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?